Dieta antes y después de entrenar

Tener una Dieta antes y después de entrenar nos ayudará a maximizar los beneficios de la rutina de ejercicios.

¿Que debemos comer antes y después de un entrenamiento? Un experto en nutrición explica cuales deben ser los alimentos que debemos consumir antes y después de una rutina de entrenamiento.

Hacer ejercicio con regularidad es una gran manera de vencer el estrés, estimular el metabolismo y mejorar el estado de ánimo.

También ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ayuda a controlar el peso.

Sin embargo, no basta con hacer ejercicio, sino que es necesario combinarlo con las comidas adecuadas antes y después del entrenamiento para impulsar los objetivos fitness hacia el aumento de músculo, la quema de grasa y el control del peso.

Tanto si su objetivo es perder peso como si es controlarlo, los alimentos adecuados para el entrenamiento le ayudarán a maximizar los beneficios del duro trabajo que realiza para alcanzar sus objetivos fitness.

A continuación, le presentamos los alimentos ideales para comer antes y después de un entrenamiento.

Todo lo que necesita saber sobre la dieta previa al entrenamiento

El ejercicio es saludable, pero lo que comemos antes y después es vital

Frutas

Se recomienda especialmente una fruta como tentempié previo al entrenamiento para los que hacen ejercicio por las mañanas. Puedes optar por una manzana o un plátano, este último está cargado de carbohidratos digeribles que ayudan a mantener las funciones musculares y nerviosas; también son un estímulo energético.

Avena o Muesli con yogur natural

El müsli y la avena se consideran un alimento ideal para antes del entrenamiento, con un alto contenido de carbohidratos que te mantiene energizado, mientras que la fibra asegura una liberación gradual de azúcar, manteniendo la resistencia intacta. El yogur natural es una buena fuente de proteínas y cuando se combina con los carbohidratos, asegura una liberación sostenida de glucosa para alimentar el entrenamiento.

Aceite de coco virgen prensado en frío

Este superalimento está lleno de ácido láurico y triglicéridos de cadena media que son fácilmente digeridos y absorbidos por el cuerpo. Estos ácidos grasos de cadena media (MCFAs) tienen un poderoso efecto en el metabolismo y son fuentes rápidas de energía.

Puedes cubrir tu tazón de avena y de muesli con aceite de coco virgen para un poderoso bocadillo de pre-entrenamiento. Dos cucharaditas de aceite de coco virgen cada mañana te dan un comienzo saludable del día y promueven la salud y el bienestar a largo plazo.


Consejo profesional: ¡Los entusiastas del fitness también recomiendan añadir aceite de coco a los batidos matinales, a los smoothies e incluso al café! Como el aceite de coco virgen prensado en frío tiene una textura ligera y suave, también puede utilizarse para el consumo directo.

Mantequilla de cacahuete

La mantequilla de cacahuete es un alimento nutritivo, saludable y rico en calorías. Una cucharada de mantequilla de cacahuete también es rica en proteínas, y cuando se combina con el pan de trigo integral proporciona al cuerpo el combustible necesario para mantener una sesión rigurosa. También se puede aplicar en rodajas de manzana para un bocadillo rápido.

Todo lo que necesitas saber sobre la dieta post-entrenamiento


Proteína de suero

El consumo de proteína de suero inmediatamente después de un entrenamiento suministra a los músculos los aminoácidos que se necesitan para reparar y crecer. Hay una ventana de dos horas después del entrenamiento para consumir una comida de proteínas y carbohidratos. Elija una proteína en polvo que se adapte a su objetivo de entrenamiento; puede elegir entre suero, aislado de suero y proteína de suero hidrolizado para hacer que su proteína se agite.

Clara de huevo

Los huevos duros contienen los aminoácidos esenciales necesarios para la recuperación muscular y proveen al cuerpo de las proteínas necesarias después de una agotadora sesión de entrenamiento. La clara de huevo no contiene grasas y está cargada con las proteínas esenciales necesarias para el desarrollo muscular. Puede comerse un envoltorio de huevo o un sándwich de huevo con pan integral.

Frutas secas o nueces con yogur natural

Si no te gusta hacer bocadillos elegantes después del entrenamiento, toma un puñado de nueces y frutas secas llenas de proteínas y carbohidratos simples. Toma un puñado de almendras, pistachos, nueces, arándanos, pasas, albaricoques secos y dátiles y cómelos con un tazón de yogur natural para las proteínas.

Consejo profesional: Tome un ligero refrigerio entre 30 minutos y dos horas antes de un entrenamiento y es igualmente importante reponer el glucógeno que se ha agotado durante la sesión. Hidrátate y bebe mucha agua mientras te ejercitas.

Este artículo fue publicado originalmente en FEMINA