El ingrediente del huevo para controlar el apetito

  1. La proteína necesaria para el control del apetito

Descubre cómo la proteína presente en los huevos ayuda a mantener el apetito satisfecho por largos períodos.

Las investigaciones han demostrado que los alimentos proteicos de alta calidad, como los huevos, mantienen el apetito satisfecho por más tiempo, ayudan en el control del peso, la pérdida de grasa y ayudan a preservar la masa muscular magra.

Aporte de proteínas del huevo

Los huevos son totalmente naturales y proporcionan una de las proteínas de mayor calidad de todos los alimentos disponibles. De hecho, la calidad de la proteína del huevo es tan alta que los científicos han utilizado históricamente los huevos como el estándar para medir la calidad protéica de otros alimentos.

Un huevo proporciona más de seis gramos de proteína, o el 13 por ciento del Valor Diario (DV)

Mientras que muchas personas piensan que la clara de huevo tiene toda la proteína, la yema en realidad proporciona casi la mitad del contenido de proteínas.

Te puede interesar:

Clara o yema de huevo: ¿Cual tiene más proteínas y vitaminas?

Controla el peso comiendo huevos

Investigaciones realizadas en personas sanas descubrieron que comer huevos para desayunar como parte de una dieta baja en calorías ayudó a las personas que estaban a dieta por sobrepeso.

Las personas que se sometieron a la dieta del huevo perdieron un 65 por ciento más de peso, bajaron su Índice de Masa Corporal (IMC) en un 61 por ciento y se sintieron más enérgicos que las personas a dieta que comieron un desayuno de bagels con las mismas calorías.

Comer menos calorías: Disfrutar de los huevos en el desayuno ayudó a los adultos con sobrepeso a sentirse más llenos y a consumir un promedio de 330 calorías menos a lo largo del día que los adultos que comieron un desayuno a base de bagels con el mismo número de calorías.

controlar el apetito

Más proteínas, menos calorías

Sentir menos hambre: Los hombres que comieron un 25 por ciento más que la cantidad recomendada de proteínas informaron que sintieron menos hambre y deseo de comer que los que comieron menos proteínas.

En otro estudio, los adultos que incrementaron sus niveles de ingesta de proteínas alimentarias de un 15 por ciento de calorías a un 30 por ciento redujo su ingesta total de calorías y reportó menos hambre que aquellos que no lo hicieron.

Perder grasa sin morir de hambre

Pierde más grasa: Comer más proteína de alta calidad (que se encuentra en los huevos, los productos lácteos bajos en grasa y las carnes magras) y la disminución de la ingesta de carbohidratos es una forma eficaz de aumentar la pérdida de grasa y preservar el tejido muscular durante la pérdida de peso.

Un estudio de adultos sanos descubrió que las comidas ricas en proteínas pueden aumentar la energía gasto y oxidación de grasa en individuos con mayor cantidad de grasa corporal.

Controlar el apetito

Saciar el hambre: Un estudio en hombres sanos descubrió que desayunar un huevo entero o una yema de huevo ayudó a disminuir la velocidad a la que los alimentos salen del estómago y aumentó los niveles de dos hormonas que actúan como supresores del hambre.

Mejoras en la circulación sanguínea y colesterol

Mejorar el perfil de salud: Las mujeres que consumieron cantidades más altas de proteína de alimentos como huevos, carne, etc. y leche perdieron un poco más de peso, se sintieron más llenas, tenían mejores perfiles de colesterol en plasma y mejor circulación sanguínea y niveles de glucosa en comparación con grupo de mujeres que consumían el mismo número de calorías con un alto contenido de carbohidratos.

Controlar niveles de azúcar en la sangre

Mantener mejores niveles de azúcar en la sangre: Proteínas de alta calidad, como la que se encuentra en los huevos, los lácteos bajos en grasa y las carnes magras, ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en la sangre.

Perder peso sin recuperarlo

Mantenimiento del peso: Después de la pérdida de peso, los adultos que consumían dietas con mayor contenido de proteínas eran más capaces de controlar su peso que los adultos con una dieta baja en proteínas.

Conservar la masa muscular

Mantener la masa muscular: Un estudio de hombres y mujeres mayores encontró que aquellos que comían más proteína perdieron aproximadamente un 40 por ciento menos de masa muscular durante tres años que aquellos que comieron la menor cantidad de proteína.

Las proteínas alimentarias inadecuadas contribuyen a la pérdida de masa muscular relacionada con la edad, también llamada sarcopenia, y pueden llevar a la incapacidad para realizar las tareas cotidianas y un mayor riesgo de mortalidad.

FUENTE: https://www.incredibleegg.org 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Compartir