Huevo milenario o centenario

¿Qué es el huevo milenario y como se consume?

Antes que nada, es importante acotar que, los huevos milenarios también son conocidos como huevos centenarios. Al igual que llamados, huevos de dragón o huevos de los mil años. Siendo estos no muy fáciles de asimilar. Por lo menos no dentro de la cultura occidental. Pero ¿qué son? Los huevos milenarios son principalmente huevos fermentados.

Estos huevos pueden ser de pato, también de gallina o de codorniz. La fermentación a la cual se someten, dura algunas semanas o meses. Y se lleva a cabo dentro de una solución compuesta de arcilla, cal, ceniza, cáscara de arroz, sal y té negro.

huevo milenario
Imagen de un huevo centenario abierto | Tomada de Wikipedia

El huevo en la gastronomía China

El huevo milenario constituye parte del listado gastronómico de china, en donde se considera un alimento de lo más común.

En cuanto al nombre de huevo de dragón se le ha dado, debido a su aspecto. Presenta una clara translúcida que va de color ámbar a negro. Y que encierra una yema con círculos concéntricos en tonalidades verde y azul.

huevo milenario

Los huevos centenarios se sirven listos para comer, solo basta con pelarlos y cortarlos. Pero hay algo de suma importancia a tomar en cuenta y es no darle un mordisco directamente al huevo entero. Pues la verdad nadie lo hace, ni siquiera en China. Hay otras formas más aconsejables de consumirlos. Por ejemplo, la receta más popular consiste en añadir un huevo milenario cortado en cubitos a un tazón de congee o arroz.

Huevo negro

El huevo negro es lo mismo que consumir los huevos de cien años, huevos milenarios, huevos podridos o huevos de dragón. Puede decirse que es una forma de cocinar los huevos sin aplicarles temperatura.

La leyenda señala que estos huevos fueron descubiertos en China hace más de 600 años. Todo ocurrió cuando un granjero se dio cuenta que unos  huevos de pato enterrados por casualidad en el barro, habían cambiado de color. Pero seguían siendo gustosos al momento de comerlos.

Con el tiempo, estos huevos se han convertido incluso, en un platillo frecuente en bodas y cumpleaños. Como aperitivo principal de un banquete.

Cómo hacer huevos de 100 años

Para crear un huevo milenario el proceso que debe seguirse es el siguiente:

  • Se debe enterrar un huevo ya sea de pato o de gallina dentro de una mezcla especial. La cual consta de lo siguiente: cal, barro, arcilla, sal, hierbas aromáticas y pajas de arroz.
  • El entorno en el que se encuentra el huevo causa un efecto deshidratante en la clara. Dicha acción se genera a través de los poros que posee la cáscara, cuando esto ocurre la clara sufre una transformación particular. Haciendo que además la yema se endurezca. En cuanto al color negro característico de estos huevos milenarios, se debe a la capa de ceniza que lo rodea.
  • Los huevos deben permanecer como mínimo un periodo de 10 días. Pero entre más tiempo permanezcan enterrados se les considera con un mejor resultado.
Envoltorio del huevo centenario | IMAGEN: Wikipedia

El huevo en la cultura china

Dentro de la cultura china el huevo no solo representa un platillo exótico. Sino que también, tiene presencia en algunos otros aspectos dentro de la vida de estos asiáticos.

Por ejemplo, en el primer mes de vida de un bebé, cuando este momento se torna en motivo de celebración. Los orgullosos padres presentan a su hijo a amigos y familiares.

Te puede interesar: ¿Cómo afecta el consumo de huevos a los bebés?

Esto lo hacen en lo que se conoce como la fiesta del huevo rojo y el jengibre. Tales huevos rojos son dados a los invitados. Para dar a conocer a la nueva niña o niño que ha llegado a la familia.

Es una tradición muy antigua y data de cuando era costumbre que la abuela materna viniera de visita y trajera regalos. Normalmente traía ropa y huevos para el niño. Los huevos eran considerados un manjar en China, y de esta manera uno podía saber si se había recibido alguna visita especial.

Los chinos creen que un nombre puede condicionar a una persona el resto de su vida. Llegando a determinar incluso, sus éxitos y su fortuna. Por eso, tradicionalmente se celebra una ceremonia en la que se  regalan huevos pintados con el nombre del neonato. Como símbolo de buena suerte.

Como se puede notar, el huevo es algo especial en China no solo en la cocina. Sino que también influye en gran medida en la vida en general, de este pueblo asiático.

Compartir