Las mejores formas de cocinar huevos

Los huevos son deliciosos, apetecibles, saludables y versátiles a la vez. Por esta razón, los huevos se utilizan para crear muchos platos deliciosos. No hay nada como levantarse por la mañana para tomar un buen desayuno casero y todo comienza con el huevo.

A continuación te compartimos las mejores formas de cocinar huevos

Existen formas de cocinar los huevos que ciertamente nos permiten aprovechar al máximos los beneficios de sus componentes. Veamos cuáles son las características que distinguen a los huevos cuando son sometidos a distintos procesos de cocinado en consecuencia de las modificaciones que sufren sus componentes.

Huevo hervido

huevo cocido
El huevo cocido o hervido puede ser una de las formas más sencillas y rápidas de preparar un nutritivo platillo. El huevo pierde agua al cocerse, entre un 25% (huevo pasado por agua) y un 50% (huevo duro) aproximadamente. Las albúminas se coagulan y se hacen más digestibles. Si la cocción es prolongada, el exceso de calor puede afectar a las vitaminas más termosensibles.

Huevo escalfado

huevo escalfado
Las personas que comen huevos tienen un cuerpo sano y fuerte. El huevo escalfado es el huevo que se coagula en agua caliente y un producto ácido como el vinagre o el zumo de limón. Se deja cocer tres minutos y luego se escurre. Este tiempo de cocción permite mantener las propiedades nutritivas en su estado natural para un mejor provecho.

Huevo frito, en tortilla o revuelto


Con este procedimiento disminuye la cantidad de agua de evaporación. Aumenta la grasa por incorporación del aceite utilizado al freír, lo que hace que el huevo frito sea más indigesto que hervido. Las albú-minas coaguladas se mantienen casi en su totalidad, así como la mayor parte de las vitaminas.

Propiedades del huevo frito

Los huevos fritos tienen mala fama de ser dañinos para la salud en especial para personas que tienen problemas de peso o afecciones relacionadas con la presión arterial.

Sin embargo, esto no es del todo cierto, porque, todo depende de cómo se decida preparar los huevos fritos.

 Los huevos son uno de los alimentos que más se consumen en todo el mundo, tienen gran cantidad de proteínas y minerales que son beneficiosos para la salud. Asimismo, el huevo cuando es frito libera gran cantidad de péptidos que no es más que un grupo de aminoácidos sumamente saludables para el organismo y las diferentes tipos de dietas.

Algunos estudios afirman que los péptidos del huevo son liberados de mejor forma cuando el huevo se fríe, sin embargo, el secreto está en la cantidad de aceite que se utiliza.

Es recomendable usar la menor cantidad de aceite posible porque, el aceite común no es bueno para el organismo, por eso se recomienda utilizar variedades de aceites más saludables como el aceite de oliva, aceite de girasol o incluso el aceite de arroz.

Huevos al horno

huevos al horno
Los Huevos cocinados en el horno pierden en torno al 58% de agua por evaporación. Los huevos al horno contienen menos agua, albúminas, grasas y vitaminas que en las preparaciones anteriores.

Te puede interesar estos excelentes cuecehuevos 

[amazon_link asins=’B074WL2YG8,B07BPZC1YJ,B00Y2OM59O,B07CCMZM54,B072F7SRD2′ template=’ProductGrid’ store=’huevococido-21′ marketplace=’ES’ link_id=’28a7fe0d-aae9-11e8-9a69-89ae5e437541′]

El mito: «Es mejor consumir el huevo crudo porque la calidad proteica y nutricional es mejor que en el cocinado.»

Esta afirmación es errónea. Cuando cocinamos un huevo el calor transforma sus proteínas (las desnaturaliza) haciendo que se digieran mucho mejor. El cocinado también aumenta la biodisponibilidad de otros componentes, como la luteína y lazeaxantina.

Al cocinar el huevo se inactivan también algunos factores antinutricionales de las proteínas. Es el caso de la avidina, proteína de la clara que se une a la vitamina biotina e impide su utilización hasta que el enlace se rompe por el calor.
Aunque el huevo es un alimento de bajo contenido calórico, la forma de cocinado influye en las calorías totales del plato y también en su digestibilidad. Las preparaciones en las que no se añade grasa (cocido, escalfado…) son menos calóricas y se digieren mejor que las que incorporan grasa (fritos).

Los huevos deben manipularse correctamente y cocinarse a temperatura adecuada para evitar posibles contaminaciones microbianas. Así garantizamos que sea un alimento seguro.

El huevo puede consumirse también crudo, ya sea éste completo o bien cada una de sus partes por separado (Yema y clara). El consumo de huevo en crudo en grandes cantidades no es recomendable, por razones tanto higiénicas como nutricionales.

La proteína avidina, presente en el albumen del huevo, está ligada a la vitamina biotina e impide su absorción. Este enlace se destruye con el calor, permitiendo el aprovechamiento de la vitamina por nuestro organismo.
El huevo de gallina en resumen, constituye uno de los alimentos más versátiles, fáciles de preparar, nutritivos y asequibles.

Los nutricionistas a lo largo de los años han realizado múltiples estudios para entender si los huevos son realmente saludables para nosotros. Ahora nos estamos acostumbrando al hecho de que los huevos no sólo son nutritivos, sino que son realmente excelentes para la salud de su corazón.

Compartir